Juan Carlos Díaz Lorenzo

Como ya hemos publicado en esta misma sección, y ahora volvemos a hacerlo a raíz de lo que publica el digital especializado preferente.com, será legal, pero tiene un tufo de indecencia. Si hace unos días nos referíamos a que Aeronova, la “nueva” Air Europa Express, ha cobrado 60 euros a aquellos TCP´s (tripulantes de cabina de pasajeros) que quieran hacer la entrevista para conseguir un puesto de trabajo en la nueva compañía de Globalia, ahora tenemos que incluir a Swiftair por el mismo motivo: 60 euros por entrevista de trabajo para los aspirantes a 30 plazas de copilotos.

Este es un tema que está causando un gran malestar en el sector. ¿Será legal? Es posible, aunque parece que no está regulado, pero, ¿es decente?. Esa es otra cuestión. La empresa seleccionadora S&T Aviation, que ha contratado Swiftair recuerda a los aspirantes que “para tener opción a la realización de las pruebas de selección es necesario abonar con antelación las tasas de examen. El importe asciende a 60 euros”. El plazo para el abono expira mañana, 15 de enero y quien no los haya pagado no podrá presentarse a la entrevista en cuestión. Es la última moda. 

Se ha puesto de moda cobrar por una entrevista de trabajo

Foto: Tave Myliu

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El consejero delegado de Swiftair, Salvador Moreno González-Aller, hizo público este fin de semana un comunicado en el que expresa sus condolencias por el accidente sufrido por el avión MD-83 ocurrido en la madrugada del pasado 24 de julio, cuando operaba para Air Algérie en una línea entre las capitales de Burkina Faso y Argelia. El trágico saldo es de 116 fallecidos, entre ellos los seis tripulantes españoles.   

El comunicado, que nos hace llegar el delegado de Swiftair en Canarias, Sebastián Gutiérrez, dice lo siguiente: 

En nombre de todo el personal de la compañía Swiftair y en el mío propio quiero manifestar nuestro dolor y consternación por el accidente ocurrido en el vuelo DAh5017. Expresamos nuestra solidaridad a todos los familiares y allegados de los pasajeros y tripulantes que se han visto involucrados en el mismo.

En este momento, nuestra prioridad absoluta es la atención a las familias de todos los afectados; estamos a disposición de todos ellos para prestarles toda la ayuda que necesiten en estos duros momentos.

Hasta el momento, debido al corto espacio de tiempo transcurrido desde el accidente, no ha sido posible determinar las causas del mismo. Swiftair prestará toda la ayuda y colaboración para conocer las causas a las autoridades encargadas de la investigación. 

Se ha informado de que personal técnico de Swiftair, Ministerio de Fomento y la Policía Científica han viajado al lugar donde ocurrió el accidente para colaborar con las autoridades francesas y de Malí en la investigación del suceso y en la clasificación de los restos, que serán enviados a París.  Han sido recuperadas las dos cajas negras, que aportarán información imprescindible para esclarecer las causas del accidente de la aeronave. 

La aerolínea española Swiftair vive horas amargas

Foto: Getty images

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La tragedia está confirmada. Los restos del avión MD-83 de Swiftair alquilado a Air Algérie han sido finalmente localizados en la región de Gossi, en territorio de Malí. Un destacamento militar francés se dirige hacia la zona, de difícil acceso, para asegurar el área, informa la prensa gala. El presidente de Francia, François Hollande, ha informado en primera persona  del hallazgo y ha dicho que “se ha identificado claramente a pesar de que se encuentra desintegrado”.

En horas de la pasada madrugada un drone “Reaper” del Ejército del Aire francés localizó la situación del avión accidentado. En las próximas horas llegarán un centenar de fuerzas militares y civiles asignados para la recogida de los cuerpos y los elementos de información del avión. Los primeros indicios hacen pensar que la aeronave española, matrícula EC-LTV, se estrelló después de que hubiera cambiado de ruta debido a las condiciones meteorológicas adversas en la zona.

Este es el avión de Swiftair, alquilado a Air Algérie, accidentado en territorio de Malí

Foto: Dura-Ace

Juan Carlos Díaz Lorenzo

A medida que van pasando las horas se van conociendo más detalles del trágico accidente del avión MD-83 de la compañía española Swiftair, alquilado por dos meses a la compañía Air Algèrie, que se ha estrellado la pasada madrugada -según fuentes argelinas- en el transcurso de un vuelo entre Ouagadougou (Burkina Faso) y Argel. El periódico El Mundo ha hecho públicos los nombres de la tripulación: Agustín Comerón, comandante; Isabel Gost, copiloto; y los TCP’s Rafael Gasanalieb, Miguel Ángel Rueda, Raúl Montero y Federico Cárdenas.

Hasta el momento no se han encontrado los restos del aparato, pese a que en algún momento se ha dicho que dos aviones caza franceses los habían localizado a unos 70 kilómetros de la ciudad de Gao, en territorio de Mali. El ministro francés de Exteriores lo ha desmentido. El avión, ha informado la compañía, despegó a las 0117 Z (GMT) con 110 pasajeros a bordo y seis tripulantes. Se habla, pero no se confirma, de un séptimo español. Tenía ETA (llegada estimada) en el aeropuerto de destino a las 0510Z, lo que lamentablemente no se ha producido. Matrícula EC-LTV, fue fabricado en 1996 y desde octubre de 2012 estaba al servicio de Swiftair.

El avión MD-83 fue fabricado en 1996 y desde 2012 volaba para Swiftair

 Foto: Dura-Ace

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un avión MD-83 de la compañía española Swiftair, matrícula EC-LTV, alquilado por dos meses por Air Algerie, se ha estrellado hoy en el transcurso de un vuelo regular entre Burkina Faso y Argel. En las primeras horas, desde que se perdió el contacto 50 minutos después de su despegue, la aeronave permaneció desaparecida –lo que hizo pensar en un posible secuestro–, y después se confirmó la tragedia. A bordo, 112 pasajeros y siete tripulantes españoles.

Todavía hay confusión en las noticias del suceso, que se irán aclarando a medida que transcurran las horas. Las autoridades de Argelia, competentes en el caso, han informado de que medio centenar de pasajeros eran franceses, 24 de Burkina Faso, cinco canadienses, cuatro alemanes y el resto de otros países europeos. Según ha trascendido, parece ser que el avión volaba en medio de una tormenta al norte de la región de Mali.

Este es el avión accidentado, matrícula EC-LTV. Tenía 18,2 años de vida aeronáutica

Foto: Dura-Ace

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las vueltas de la vida han querido que este avión haya regresado al registro aeronáutico español reconvertido en carguero de la compañía Swiftair –al que vemos en fase de despegue del aeropuerto de Los Rodeos en una magnífica imagen de Tave Myliu–, pues en sus algo más de 26 años de vida hubo una etapa anterior en la que voló por cuenta de Iberia. Recordamos haber viajado a bordo en vuelos interinsulares y también cuando, bastantes años después, operó con matrícula islandesa para la desaparecida compañía británica Flyglobespan, en un vuelo Tenerife Sur-Inglaterra.

Se trata de un avión Boeing B-737 que realizó su primer vuelo el 10 de abril de 1987. Propiedad de ILFC, dos semanas después se estrenó con la compañía Airways Int Cymru (G-BNCT). En noviembre de 1987 pasó a la compañía norteamericana Suncoast (N-315SC) y en marzo de 1998 llegó a Air Europa, que lo alquiló a Iberia, primero con la matrícula provisional EC-153 y después EC-EHM. Las tripulaciones eran de Air Europa, aunque los auxiliares vestían el uniforme de la entonces compañía de bandera. En las líneas interinsulares, el avión volaba Tenerife Norte-La Palma, Tenerife Norte-Gran Canaria y Gran Canaria-Lanzarote, además de hacer otros vuelos a destinos peninsulares. Etapa en la que, si la memoria no nos falla, uno de sus comandantes fue el piloto tinerfeño Francisco Andreu Plaza

Despegue del avión B-737 de Swiftair del aeropuerto Tenerife Norte – Los Rodeos

En marzo de 1990 se inició una nueva etapa volando para Aviateca (N-101GU) y cuatro años después se pintó con los colores de National Jet Service (VH-NJE). En marzo de 1996 comenzó un corto período de tres años en el que con la matrícula OO-ILK pasó a la propiedad de Air Belgium con intervalos en los que operó para las compañías DHL Airways, Icelandair y Airmark Aviation. En abril de 1999 lo compró la compañía islandesa Islandflug y con la matrícula TF-ELN en los seis años siguientes voló además para Channel Express, Flyglobespan y Air Atlantic Icelandic.

En marzo de 2006, rematriculado PR-RLB, operó por cuenta de Rico Lihnas Aéreas y en agosto de 2007 quedó aparcado a la espera de acontecimientos. En esta situación estaba cuando en enero de 2008 lo compró la compañía española Swiftair y en diciembre de ese mismo salió de nuevo a volar reconvertido en carguero y rematriculado EC-KLR. Número de serie 23.766, se trata de un modelo -3Q8 (SF)  propulsado por dos motores CFMI CFM56-3B2.

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Retumba estos días en el ambiente la crítica elevada de tono de Ángeles Marra, senadora socialista por Pontevedra, que se “deshizo” en elogios contra un avión de Swiftair alquilado al servicio de Air Europa, después de que el pasado lunes aterrizara de emergencia en el aeropuerto de Madrid-Barajas por fallo de motor. El incidente se resolvió sin problemas, actuando los pilotos de acuerdo con los procedimientos establecidos para estos casos, pero la senadora escribió en su cuenta de twitter: “tercermundista, peligrosos y de infarto, así son los vuelos de Air Europa a Vigo”. Cuidado. 

El avión es un ATR-72, del que tan acostumbrados estamos en Canarias. En alguna ocasión, en nuestra etapa directiva en Binter –cuando la compañía era propiedad del Grupo Iberia– vivimos la experiencia de parada de un motor y no pasó nada. Ni entonces ni ahora. Por lo que leemos en los medios de comunicación, el trasfondo del malestar tiene que ver con el servicio que Air Europa tiene con el aeropuerto de Peinador. En todo caso, por la experiencia que tenemos en el sector y el impacto que ese tipo de mensajes puede causar en la opinión pública, le recomendamos mesura en los términos empleados cuando se refiera al mundo de la aviación, en el que no todo vale. Sin que por ello le quitemos sus razones.

La senadora no parece satisfecha con el servicio de Air Europa en Vigo

Foto: psdeg-psoe.com

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Fundada en 1986, Swiftair inició sus operaciones dos aviones de carga y progresivamente experimentó un crecimiento continuo hasta mediados de la década de los años noventa, en que incrementó flota, destinos y número de operaciones. Desde 2002 realiza operaciones con pasajeros y además de volar por toda Europa, Africa y Oriente Medio, también está presente en Grecia y en Marruecos.

Swiftair opera en la actualidad una flota de una treintena de aviones –Boeing B-727, Boeing B-737, MD-83, Metroliner, Embreaer 120, ATR-42 y ATR-72, como éste de la serie -500 que vemos en la foto de Luciano de la Rosa. Matrícula EC-KKQ, número de serie 763, realizó su primer vuelo el 28 de septiembre de 2007 y el 24 de octubre siguiente se estrenó con Swiftair en vuelos domésticos. Entre agosto y octubre de 2010 voló para la compañía venezolana LAMIA bautizado con el nombre de “El Merideño”.

ATR-72 serie -500 de Swiftair EC-KKQ, en régimen de ascenso

Foto: Luciano de la Rosa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Swiftair ha presentado una denuncia ante la Dirección General de Aviación Civil ante la existencia de vuelos de mercancías entre España y Mauritania “no autorizados por los tratados bilaterales”, informa la edición digital de Diario de Avisos. Este asunto ya lo habíamos conocido hace unos días, pero hoy se vuelve a insistir.

La denuncia apunta directamente a la compañía eslovena Solinair, que realiza cuatro vuelos mensuales entre Nouakchott, Las Palmas y Madrid, con carga de pescado fresco. Según se ha puesto de manifiesto, Solinair vuela para CACESA, sociedad de la que Iberia tiene capital mayoritario, pero como la citada no es compañía aérea, entiende Swiftair “que no puede solicitar derechos de tráfico con ningún país”.

Boeing B-737 carguero y ATR-72 de Swiftair en Tenerife Norte

Swiftair expone en su denuncia que “la concesión de derechos de tráfico con el país africano por parte de Aviación Civil a una aerolínea que no es española y que no ha sido designada en los acuerdos bilaterales firmados entre los gobiernos de España y Mauritania constituye un grave incumplimiento de la Ley y la normativa vigente recogida en el régimen de quinta libertad, que, además, perjudica los intereses de compañías aéreas españolas”.

Swiftair está autorizada para volar a Mauritania, Senegal y Guinea Bissau, teniendo al aeropuerto de Gran Canaria como base logística. Desde hace tres años mantiene vuelos de carga desde las dos capitales canarias a Madrid y tiene un acuerdo con Binter, a la que alquila con frecuencia un avión ATR-72 para sustituciones. En la actualidad, Swiftair tiene una flota de 40 aviones de pasajeros y de carga, que operan en España, Europa, países árabes, India, Sudán y América del Sur.

Foto: Swiftair