Juan Carlos Díaz Lorenzo

Será legítimo, pero tiene un tufo de indecencia. El olor del dinero es goloso y si es a costa de expectativas de un trabajo, más. Leemos en el digital especializado preferente.com que Aeronova, la futura Air Europa Express, cobra 60 euros a aquellos TCP´s (tripulantes de cabina de pasajeros) que quieran hacer la entrevista para conseguir un puesto de trabajo en la nueva compañía de Globalia. Así lo señala la aerolínea en un correo que está remitiendo a los candidatos preseleccionados.

Los aspirantes están convocados el próximo 12 de enero en Valencia a una prueba test de conocimientos aeronáuticos, psicológicos e inglés, a la que deben acudir con el DNI o pasaporte, una copia del correo de selección y el justificante de haber ingresado la tasa fijada. La no presentación de este comprobante impedirá la admisión a las pruebas. El asunto está en manos de abogados, después de que tal exigencia haya causado estupefacción en el citado colectivo profesional. 

Los aviones Embraer de Air Europa pasarán a Aeronova

Foto: Peter Bakema

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Pintan mal las relaciones entre la dirección de Air Europa y USO, después de que se haya producido una ruptura total en las negociaciones para concretar las propuestas que devuelvan la “paz laboral” con el colectivo de TCP’s. Dice el sindicato que “no es posible” ningún tipo de acuerdo habida cuenta de las desconfianza que se ha generado entre las partes y, mientras tanto, las denuncias en vigor seguirán su cauce, pues considera que vulneran aspectos del convenio.

Según leemos en el digital especializado preferente.com, hubo momentos de especial tensión en los que la dirección abandonó la reunión. Hay profesionales que no ven clara la actuación del sindicato y dicen que “juega a la desinformación”. USO, mientras tanto, afirma que “tanta incertidumbre y medidas impuestas sin el consenso entre ambas partes, es sumamente perjudicial tanto para el colectivo de TCPs como para los propios intereses de la empresa”.

Hay tensión en las relaciones laborales entre Air Europa y sus TCP’s

Foto: Daniel Santos

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Hasta cuatro años de prisión podrían sufrir los tripulantes de un avión de la aerolínea letona Air Baltic, que hace unos días fueron sorprendidos en un control de alcoholemia por la policía noruega en el aeropuerto de Oslo. La legislación del país escandinavo es tajante al respecto y si son declarados culpables, ya saben lo que les espera. Los dos pilotos y dos de las tres TCP’s dieron más del 0,02% de tasa de alcohol en sangre, por lo que fueron retenidos y enviados a un hospital para verificar las pruebas y después a comisaría. 

Una llamada anónima puso a la policía noruega en acción y antes de que el avión cerrara sus puertas con 109 personas a bordo en un vuelo a Chania (Creta, Grecia), se presentaron a bordo y realizaron las pruebas. La dirección de Air Baltic ha reaccionado con inmediatez y ha ordenado la suspensión preventiva de los tripulantes, así como el inicio de una investigación, informa la cadena pública noruega NRK, en un intento por salvar su imagen en un tema tan delicado como la seguridad en vuelo.

Boeing_737-300_Air_Baltic

Air Baltic ha reaccionado suspendiendo a la tripulación afectada

Foto: Quentin Douchet

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Diez ciudadanos senegaleses fueron detenidos el pasado miércoles tras un motín a bordo de un avión de Iberia, cuando se disponía a volar en la línea Madrid-Dakar. El altercado se produjo cuando dos policías accedieron a la aeronave custodiando a un súbdito senegalés con orden de expulsión de España. En ese momento, según fuentes policiales, el inmigrante comenzó a gritar y a poner al pasaje en contra de los agentes, produciéndose el amotinamiento de un grupo que agredió a los dos policías y a dos TCP’s que intentaban tranquilizar los ánimos, informa El País.es.

Los agentes pidieron ayuda a la Policía Nacional y consiguieron reducir y detener a los amotinados, entre ellos el expulsado, siendo conducidos a comisaría. Hoy han pasado a disposición judicial con los cargos de atentado contra los agentes de la autoridad, lesiones y alteración del orden público. Se trata de una “expulsión express” de un súbdito de 31 años, que había solicitado permiso de residencia y le había sido denegado. Fue detenido el pasado lunes en Oviedo y pesaba sobre él una orden de expulsión desde hace cinco años, el mismo tiempo que lleva viviendo en España. Había presentado un recurso, aún no resuelto, según informaciones de su abogada.

El altercado se produjo a bordo de un avión de Iberia, en el aeropuerto de Madrid

Foto: Bene Riobó

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Aproximadamente el 35 % de los pilotos de líneas aéreas colegiados en España está en paro. El total de miembros colegiados asciende a unos 6.800 y de ellos 2.370 están desempleados, de los cuales 1.800 no tienen experiencia previa, según leemos en una información que publica el diario especializado preferente.com, en referencia a un informe publicado por el digital eldiario.es. Ello también afecta, y mucho, a las escuelas de formación, que han visto reducido el número de alumnos, pues las posibilidades de encontrar trabajo a corto plazo y rentabilizar la inversión de los estudios está cada vez más complicado. 

De los que tienen trabajo, sólo un 33 % vuelan en compañías españolas. Hace tiempo que la contratación de pilotos en España está cerrada y salvo Vueling para su plan de expansión, en el resto no hay novedades. La desaparición de Futura, Air Comet, LTE, Hola, Air Class y Spanair, por ejemplo, ha contribuido a engrosar las listas del paro. Otras compañías regionales, como Islas Airways y Helitt han sumado tripulantes técnicos y auxiliares a las filas del INEM, sin olvidar al personal de tierra, en condiciones aún más precarias.

Volar cerca de casa se ha convertido en un privilegio, con sueldos a la baja

El común denominador de los últimos tiempos es la sistemática reducción de las condiciones salariales, que se estima en un 40 % de media. Aquellos tiempos de buenos sueldos y prebendas se han terminado. Ahora hay mucha demanda para volar y poco trabajo, con lo cual las condiciones salariales se han precipitado. El poder sindical de los pilotos también se ha visto reducido drásticamente. Sabemos de comandantes con mucha experiencia que vuelan de segundos y ganan poco más de mil euros. Las cifras del paro en el caso de los TCP’s se multiplican entre cinco y ocho y también tratan de encontrar salidas fuera de España, lo cual en su caso no está nada fácil.

Se calcula que unos 1.500 pilotos han salido de España en busca de mejores horizontes. La expansión de las compañías aéreas del Golfo Pérsico –Qatar, Emirates, Etidah y Kuwait Airways– y otras del Lejano Oriente se han convertido en objetivo preferente de muchos profesionales españoles, pues sus buenas condiciones y el reconocimiento a la capacidad y preparación las hacen atractivas. La captación se hace a través de gestoras de recursos humanos, caso de Vor Holdings y Top Flight. Ello supone estar lejos de casa, pero los tiempos mandan y es mejor eso que tener las manos vacías. 

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Ministerio de Desarrollo Económico y Empleo de Finlandia ha denegado a Finnair los permisos para que pueda contratar tripulantes de cabina de pasajeros (TCP’s) en EE.UU. a través de la empresa de trabajo temporal Adecco, informa la prensa finlandesa. Pese a este revés, la aerolínea ha seleccionado a 28 personas que están dispuestos a incorporarse en cualquier momento, según los requerimientos de la contratación. 

La respuesta del Ministerio de Desarrollo Económico y Empleo de Finlandia a la pretensión de Finnair es contundente: primero están los finlandeses y en estos momentos en el mercado de trabajo nacional hay gente suficientemente preparada para cubrir estos puestos, máxime cuando la aerolínea ha despedido a más de un centenar de TCP’s, algunos de los cuales llevaban años de servicio. Además, existe otro escollo para el que la premura de tiempo es mala consejera: los posibles sustitutos habrán de tener permiso de trabajo. 

Varapalo del Gobierno finlandés a Finnair en su pretendida contratación de TCP’s

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Una buena noticia para el sector aeronáutico en España. Vueling ha anunciado la contratación de 300 nuevos empleos en los próximos meses para hacer frente a su programa de ampliación de flota, con base en el aeropuerto de Barcelona. La compañía ha informado que en verano próximo ofrecerá 14 nuevas rutas y de los siete aviones actuales prevé pasar a medio centenar. Por lo que ha informado la compañía, ya ha comenzado la selección de pilotos y seguirá con los TCP’s, en un proceso que finalizará en abril del próximo año.

En 2014 Vueling volará a París-Charles de Gaulle y mantendrá vuelos diarios a París-Orly, mientras que los nuevos destinos para el próximo verano serán Bastia (Córcega), Cracovia (Polonia), Donetsk y Kharkiv (Ucrania), Kaliningrado y Kazan (Rusia) y Túnez. Destinos que se sumarán a Oporto, Varsovia, Jerez, Leipzig, Dakar, Belgrado y Budapest. La compañía del holding IAG espera alcanzar los 14 millones de pasajeros en dicho año. Crecimiento que se produce, en cierta medida, a costa de las horas bajas y resultados deficientes de Iberia e Iberia Express.

Vueling amplía flota y personal para volar a nuevos destinos

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La ministra de Desarrollo Internacional de Finlandia, Heidi Hautala, se ha posicionado manifiestamente contraria a la operación de la compañía aérea Finnair para contratar tripulaciones de cabina españoles como sustitutos de los tripulantes propios en caso de huelga. En una entrevista en el programa Yle’s A-Studio, Hautala, miembro del partido Los Verdes y responsable de supervisar las empresas estatales, dijo que “esto es algo que pone en serio peligro los acuerdos en el mercado de trabajo y es inaceptable. No lo veo de ningún modo que estén siendo entrenados como rompehuelgas”.

Mientras tanto, Finnair sigue con su plan y está formando a los seleccionados. Los contratos actuales con los TCP’s finlandeses están extinguidos y en estos días se negocia un nuevo acuerdo, en el que la compañía prevé líos. El asunto ha levantado ampollas en Finlandia y la ministra no se anda con rodeos. En 2012 exigió la expulsión de todos los miembros del consejo de administración de Finnair después de que hubieran aprobado el pago de sobresueldos, por entender que se trataba de “falta de transparencia exigible a las compañía públicas”.

La ministra Heidi Hautala mostró un rotundo rechazo a la pretensión de Finnair

El escándalo se inició en febrero de 2009, cuando el entonces consejero delegado de Finnair, Jukka Hienonen, dimitió debido a la mala situación financiera de la compañía y a los continuos conflictos laborales con el personal. El consejo de administración de Finnair –del que el Estado finlandés tiene el 55,8% del capital social- aprobó entonces el pago de 154.000 euros de media a 18 altos cargos a cambio de que permanecieran en la dirección hasta febrero de 2011.

Finnair guardó silencio para no entorpecer las negociaciones con los trabajadores, a quienes al mismo tiempo se exigió un recorte salarial a fin de mejorar la rentabilidad de la empresa. De suerte que el nuevo consejero delegado, Mika Vehviläinen, recibió además en secreto unos 180.000 euros cuando asumió el cargo, en compensación por la reducción salarial respecto a su anterior puesto como ejecutivo de Nokia Siemens Networks.

La reacción contundente de la ministra Hautala no se hizo esperar: “Finnair se enfrenta a serios desafíos y necesita una gestión determinada e ininterrumpida para poder seguir desarrollando su estrategia e implementando los cambios estructurales necesarios”. Finnair lleva cinco ejercicios en números rojos y ha acumulado unas pérdidas netas de algo más de 250 millones de euros. En la actualidad emprende un plan de ahorro estimado en 60 millones de euros y ha congelado los bonus a los altos directivos, obligándoles además a utilizar coches de empresa “más modestos”.

Foto: yle.fi/uutiset

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El periódico “El Mundo” abre su edición en papel de hoy con una información en la que dice que Finnair ha contratado a 210 TCP’s españoles durante tres meses por 1.200 euros mensuales, para prevenir una posible huelga a partir de noviembre próximo ante las amenaza sindical del SLSY, cuando comiencen las negociaciones del convenio colectivo. Ello coincidirá con la celebración del 90º aniversario de la compañía nacional finlandesa, fundada en 1923.

Según lo publicado por este periódico, Finnair ha recurrido a una empresa de trabajo temporal, Adecco y aunque el proceso de selección se ha llevado con discreción, el plan de formación comenzó el 2 de septiembre y el nuevo personal de tripulantes de cabina de pasajeros deberá estar disponible para el primero de noviembre. Caso de no necesitarles, en febrero de 2014 les abonarían mil euros por su disponibilidad y otros 200 por su asistencia al curso de formación.

Un total de 210 TCP’s españoles han sido seleccionados para caso de necesidad

Los TCP’s contratados estarán de imaginaria, es decir, preparados para volar en caso de que sean requeridos para ello. Los seleccionados tienen de plazo una semana para firmar el contrato en Helsinki y realizar un curso de diez días con gastos pagados más una rotación en la flota para conocer los modelos de aviones e incluye volar en cualquiera de las líneas que actualmente opera la compañía. El salario ofrecido está fuera de convenio

Los medios digitales preferente.com y elconfindencial.com también se hacen eco de la información. Adecco consiguió reunir en unos pocos días más de 2.500 curriculum, pese a que la agencia de selección no dio pistas de quien sería el contratante ni otros detalles de las condiciones laborales, aunque para la selección se pidieron los papeles en regla y una prueba de inglés. Al parecer, cuando se presentó ante los seleccionados el representante de Finnair, les informó de que les necesitan caso de una posible huelga en noviembre, para garantizar su cobertura en caso de huelga. 

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Finnair estudia la posibilidad de subcontratar personal español como tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), en aquellos vuelos que tengan como destino España, con la finalidad de reducir la escala de costes de pernoctaciones, informa la compañía aérea finlandesa. El proyecto pretende, de llevarse a cabo, emplear a TCP’s nacionales en las líneas regulares a Madrid y Barcelona y las líneas de temporada de invierno a Canarias.

Dicho plan se encuadra en la acción para reducir costes, que en lo que va de año se han reducido en casi un 30 % a nivel global. Para 2014, Finnair pretende disminuir sus costes anuales en 140 millones de euros y en 2013 –año de su 90º aniversario- pretende reducir su plantilla de TCP’s con base en los aeropuertos finlandeses, de ahí que se avance en la subcontratación de personal en las líneas de España, Nueva York y los destinos asiáticos.

Finnair trata de reducir costes ahorrando las pernoctaciones de los TCP’s

Foto: Óscar Martínez