Juan Carlos Díaz Lorenzo

En alguna ocasión nos hemos referido en esta sección a la compañía CanaryFly y ahora volvemos a hacerlo, pues a partir de mañana comenzará una nueva etapa con una programación de vuelos entre Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. Por lo que leemos en la edición digital de Canarias 7, CanaryFly ofrecerá en este invierno 16.000 plazas, con dos vuelos diarios en las líneas Gran Canaria-Fuerteventura y Gran Canaria-Lanzarote.

El avión encargado será un ATR-42 matrícula EC-LMX con capacidad para 46 asientos. Los precios promocionales están más bajos que los de Binter, a razón de 37 euros en la línea Gran Canaria-Fuerteventura y 42 euros en la línea Gran Canaria-Lanzarote.  La compañía pretende ocupar parte del espacio que ha dejado libre el cese de operaciones de Islas Airways. Competir con Binter es otra cosa. En realidad, no existe tal competencia, pero no deja de ser un aliciente que exista otro operador, aunque modesto.

Este es el avión ATR-42 de CanaryFly EC-LMX “Villa Cisneros”

Foto: Miguel Ángel Águeda (aviationcorner.net)

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Nos ha llamado la atención la noticia de la adjudicación a la compañía Naysa, por parte del Ministerio de Fomento, del contrato para la explotación de las rutas aéreas La Gomera-Tenerife Norte, La Gomera-Gran Canaria, El Hierro-Gran Canaria y Gran Canaria-Tenerife Sur. Y decimos que nos llama la atención porque se cita a Naysa y no a Binter, siendo la primera operadora y propiedad de la segunda.

El contrato entra en vigor hoy y supone para el Ministerio de Fomento la módica cifra de casi cinco millones de euros durante los dos años de duración. Puesto que se trata de líneas deficitarias sujetas a obligación de servicio público, se fijan unas tarifas máximas de 70 euros para la ruta más corta y de 104 euros para la más larga, a las que se aplicará el 50 % de descuento de residente canario.

Estas rutas venían siendo operadas por CanaryFly, una compañía de rango menor que, según se ha publicado, pretende irrumpir en el tráfico aéreo interinsular antes de que acabe este año con dos aviones ATR. Ojalá se cumpla, aunque nos asaltan algunas dudas de que eso pueda ser así, viendo que se ha retirado, según la versión oficial, para dejar paso a un nuevo contrato con Naysa. Ya saben nuestros lectores que Binter es una especie en extinción y Canair crece y crecerá más cuando convenga.

Naysa, Canair o Binter. La tercera está en extinción

Foto: Tave Myliu

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Binter Canarias inicia su nueva programación para la temporada de verano a partir del próximo 1 de abril, con un ligero incremento en sus operaciones, que reforzará las conexiones con las islas de La Palma, Lanzarote y Fuerteventura. La contracción del mercado y la competencia del transporte marítimo no dejan margen para más alegrías.

Las conexiones entre Gran Canaria y El Hierro se mantendrán los viernes y los domingos y entre Tenerife Norte y La Gomera habrá un solo vuelo diario. La ocupación muy baja en estas dos rutas, en torno a un 28 %, consecuencia del impacto de la crisis económica en estas dos líneas y, sobre todo,  del liderazgo del transporte marítimo en la segunda, ha obligado a la compañía a recortar la programación.

Binter Canarias oferta conexiones con todas las islas con una media de 140 vuelos diarios. El grueso de la operativa está a cargo de NAYSA y Canair. Es fácilmente distinguible pues el número del vuelo consta de cuatro cifras y empieza por ocho. El resto de vuelos, de tres cifras, corresponde a la Binter original en vías de extinción y el número de vuelo empieza por seis.

La programación de verano registra un tímido incremento. No hay margen para muchas alegrías

Foto: José Javier Pérez Martín

A un paso del ocaso

9 diciembre 2011

Juan Carlos Díaz Lorenzo

De poco sirve a estas alturas, en nuestra opinión, que el sindicato de pilotos Sepla acuse a Binter Canarias de tratar de justificar el ERE en curso con “cifras falseadas” y “razones que no se ajustan a la realidad”. Es una evidencia rotunda el hecho de que Binter A tiene los días contados. Y por ello, 28 pilotos y 37 TCP’s están a un paso de encontrarse en la calle –dinerito de por medio-, pendientes de que la autoridad laboral lo autorice.

Nada de lo que ha dicho hoy en rueda de prensa el piloto Jorge López del Amo y los asesores del Sepla que le acompañan nos sorprende. Nada. Naysa (Binter B) y Canair (Binter C) tienen a su cargo el grueso de la actividad de Binter e irá a más. Sólo la programación de Naysa representa el 70 %. El panorama ha cambiado y, tal como están las cosas, esto es lo que hay. Al final, Binter A se quedará con un solo avión, es decir, con las migajas.

Por el camino han dejado de la empresa un buen número de pilotos, algunos de ellos con indemnizaciones jugosas. Otros, no tanto. Pero lo cierto es que dejan de volar y para los más jóvenes y aquellos que quieran o necesiten seguir trabajando hacerlo en España está muy complicado, por no decir imposible. La única opción está fuera, lejos, en escenarios diferentes y en unas condiciones bien distintas.

La marca Binter vive una nueva realidad en manos de Naysa y Canair

Han dicho los lamentos del Sepla algo en lo que sí estamos de acuerdo: “se trata de una jugada perfecta”. No lo pongan en duda. La marca comercial Binter seguirá existiendo como tal, aunque las condiciones laborales y económicas de pilotos y TCP’s sean diferentes. Con lo cual bajan, y mucho, los costes y, al mismo tiempo, se desmantela el poder que en otro tiempo tuvieron los pilotos, porque ahora, el primero que se mueva no sale en la foto.

Por ello, los afectados están en la hora del lamento. Del pataleo. De lo que pudo haber sido y no es. Más de cuatro añoran la época dorada de la filial de Iberia, cuando lo tenían todo y hacían lo que les venía en gana y no supieron o no quisieron prever lo que se les vendría encima con el cambio de propiedad. Era cuestión de tiempo y llegó quien se ha encargado de cambiar las reglas del juego.

Lo dijimos aquí mismo hace algún tiempo y ahora lo volvemos a repetir. Canair, lo mismo que Naysa, es resultado de una estrategia bien diseñada, ayudada por las circunstancias y los nuevos tiempos que se viven en el sector aéreo comercial, más acordes a la realidad económica actual. Quienes no han querido comprenderlo, no sólo pierden el tiempo sino que también pierden su oportunidad.

El artífice de Naysa y de Canair tiene nombre y apellidos. Se llama Rodolfo Núñez Ruano y tiene detrás a un grupo de accionistas que hacen lo que él dice. Conoce a Binter desde sus inicios. Sufrió a los pilotos y sus desmanes en carne propia. Un día se marchó y prometió volver. Y lo cumplió. No es enemigo fácil de combatir. Ha puesto orden y disciplina en un sector vital para Canarias. Se acabaron prebendas, caprichos y otros menesteres. Los ha dejado fuera de juego. Y parece que eso todavía no acaban de creérselo algunos contendientes, que siguen negando las evidencias y, mucho nos tememos, juegan con cartas marcadas.

Foto: Luciano de la Rosa

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Canair es el nombre comercial de la Compañía Canaria de Aviación, que opera desde el pasado 20 de septiembre al servicio de Binter Canarias. De su creación se venía hablando desde hacía tiempo y al final se ha concretado. Comienza su andadura con dos aviones ATR-72 procedentes de la flota del grupo y vuela formando parte de la programación habitual de la compañía, cuyo grueso de actividad atiende NAYSA.

Canair tiene dos aviones, matrículas EC-IZO y EC-JEH, y es previsible que se vaya incrementado en los próximos meses. Desde el punto de vista técnico, en Canair están los mejores pilotos y copilotos de Binter Canarias, con una gran experiencia en flota ATR y expedientes profesionales brillantes. Algunos de los comandantes tienen más de 20 años de antigüedad en Binter y más de diez años en el caso de algunos copilotos.

En su aspecto externo, nada diferencia a los aviones de Canair

Canair inicia sus operaciones con dos ATR-72 procedentes de Binter

Son, en total, 21 pilotos y 20 TCP’s que han sido cuidadosamente seleccionados para esta nueva etapa. La compañía está recién nacida, pero lo hace con una dilatada experiencia, lo cual se traduce en indiscutible garantía en todos los aspectos. El mantenimiento de las aeronaves está igualmente garantizado por el departamento correspondiente. El equipo directivo tiene experiencia en el sector. Conoce bien las islas, sus aeropuertos y el modelo de avión.

Canair es resultado de las circunstancias y de los nuevos tiempos que se viven en el sector aéreo comercial, más acorde a la realidad económica actual. Quienes no han querido comprenderlo, no sólo pierden el tiempo sino que también pierden su oportunidad. Y volar como se vuela en Canarias, no se vuela en otro sitio.

El artífice de Canair tiene nombre y apellidos. Se llama Rodolfo Núñez Ruano y está muy bregado en estas lides. Conoce a Binter desde sus inicios. Un día se marchó y prometió volver. Y lo cumplió. No es enemigo fácil de combatir. Ha puesto orden y disciplina en un sector vital para Canarias. Se acabaron prebendas, caprichos y otros menesteres. En muchos casos, dinero de por medio en forma de indemnizaciones jugosas, pero los ha dejado fuera de juego. Y eso deberían saberlo algunos contendientes, salvo que estén empeñados en negar las evidencias y en malgastar su tiempo.

Este es el logo de Canair, la nueva operadora de Binter

El logo de Canair está situado a la izquierda de la puerta del avión

Fotos: Manuel L. Ramos García