Juan Carlos Díaz Lorenzo

Han pasado casi 48 años desde que el avión británico VC-10 voló por primera vez. El 29 de junio de 1962 hizo su primer vuelo acaparando entonces grandes expectativas en la historia aeronáutica de su país, a modo de punto culminante de la tecnología de la firma Vickers Armstrongs Aircraft Ltd.

La histórica compañía BOAC fue la principal operadora de este modelo de avión a reacción, de “segunda generación”, diseñado para líneas de medio y largo alcance. Su característica más llamativa es la disposición de cuatro motores, a pares, en la parte trasera del fuselaje, opción que también desarrollaría el fabricante soviético Iluyshin en su modelo IL-62. Tales motores eran cuatro turboventiladores Rolls-Royce Conway 550, de 10.205 kg. de empuje, que le permitía alcanzar una velocidad de crucero de 914 km/h a una altitud de 12.460 metros y un alcance de 7.540 km, a plena carga y a una velocidad de 885 km/h. El avión mide 52,32 metros de longitud y 44,55 metros de envergadura y su peso total es de 151.950 kgs.

En sus especificaciones, BOAC, compañía aérea encargada de cubrir las comunicaciones aéreas en las rutas internacionales, presentó algunas especificaciones significativas, como las grandes distancias a recorrer, y el calor y la altitud de algunos aeropuertos de destino. En mayo de 1957, BOAC anunció su intención de adquirir 35 unidades del nuevo avión, versión Standard, al que se introdujo algunas modificaciones en el diseño para asegurar mayores garantías en los vuelos trasatlánticos, firmándose el primer contrato en enero de 1958.

En junio de 1960 se anunció la nueva versión Super VC-10, lo que provocó que BOAC redujera a 12 unidades su pedido de la versión Standard y ampliara a 30 unidades el pedido de la versión Super VC-10, con un fuselaje alargado en 3,90 metros. Posteriormente, dicho pedido se reduciría a 17 unidades, sucediéndose las entregas hasta 1969.

Este modelo de avión fue operado por otras compañías de renombre, como BUA, British Airways, British Caledonian, Ghana Airways, Nigeria Airways, EAA, Air Malawi, Gulfair y Sheikh de Abu Dhabi. Uno de los aparatos de Ghana Airways fue cedido a MEA y resultó destruido en un ataque israelita en el aeropuerto de Beirut. A comienzos de 1968, Laker operó el prototipo del VC-10, que había sido transformado y sería posteriormente vendido a BUA. Uno de los VC-10 de BOAC resultaría destruido en 1970 y otro aparato de la misma compañía vendido a Nigeria Airways seguiría el mismo camino a poco de iniciar su nueva etapa en el país africano.

En la actualidad, todavía vuelan algunos VC-10 como aviones militares al servicio de la RAF, caso de las imágenes que, con la precisión y buen hacer que le caracteriza, ha captado Javier Cabrera López en el aeropuerto de Gran Canaria. Aquí vemos al avión matrícula ZD-241 momentos antes de su aterrizaje en la pista militar de la Base Aérea de Gando. Un grupo de ellos operan como aviones mixtos nodriza-transporte en el 101 Squadron con base en Brize Norton y en el Ala 132 en la base Mount Pleasant, en las Islas Malvinas.

El avión VC-10 muestra la imagen del reactor de "segunda generación"

Bonita imagen del avíón VC-10 de la RAF, a punto de aterrizar

Fotos: Javier Cabrera López (spotters Gran Canaria)