Juan Carlos Díaz Lorenzo

Recientemente falleció en Caracas, ciudad en la que había nacido el 14 de octubre de 1929, el destacado empresario venezolano Henry Lord Boulton, fundador de la aerolínea Avensa y copartícipe del desarrollo en sus primeros años de Venezolana de Aviación (Viasa). Tenía 86 años de edad. Está reconocido como la figura más destacada de la aviación comercial en Venezuela y, además, en los sectores del transporte y el turismo del país.

En 1943 fundó Avensa y en 1963 intervino en la creación de Viasa. Fue, además, director de Cavendes, presidente de Servivensa y director de H.L. Boulton. El Museo del Transporte no sería posible como lo es hoy sin su aporte, al igual que la Fundación John Boulton, dedicada a la preservación de documentos históricos.  Obtuvo la licencia de piloto después de haber cursado estudios superiores en el Saint Paul’s School y Boston Collage, en EE.UU.  

Henry Lord Boulton (1929-2015)

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La emisión de billetes aéreos internacionales ha descendido un 55% en Venezuela en los ocho primeros meses de este año, pues sigue sin resolverse la deuda millonaria que mantiene con las aerolíneas que operan en el país desde comienzos de 2013. El monto total asciende a unos 3,7 millardos de dólares, informa la edición digital del periódico venezolano El Nacional. Los cálculos establecen que la reducción de plazas ronda el 50%y los precios han subido considerablemente.

A pesar de las muchas promesas incumplidas, el gobierno de Venezuela sigue sin resolver la situación, por lo que es previsible que, con la oferta actual, el descenso en la emisión de billetes supere dicho porcentaje al cierre de 2015. La situación se ha complicado bastante. La oferta de plazas en bolívares es mínima y sólo en dólares pueden conseguirse los billetes, a unos precios muy superiores a los vigentes hace tres años. Y lo más preocupante es que no se vislumbra solución a corto plazo.

Iberia y Air Europa han recortado su oferta. Venezuela no paga

Foto: Curimedia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En un nuevo episodio del descrédito cada día mayor que el Gobierno de Venezuela mantiene con las aerolíneas internacionales que operan en el país, nos llega la noticia de que Alitalia ha decidido suspender la línea Roma-Caracas hasta nuevo aviso. La causa, 250 millones de dólares pendientes de liquidación. Mucho dinero para mantener un servicio que afecta a los pasajeros, pero cuya viabilidad económica está en entredicho y supone un agujero considerable en las cuentas de la aerolínea italiana.

Los nuevos accionistas de Alitalia, la compañía árabe Etihad, no están por la labor de mantener una línea de tan incierto futuro. Sin embargo, pretende aumentar su presencia en Latinoamérica y gestiona tres posibles nuevas líneas desde la capital italiana a Méjico, Santiago de Chile y Bogotá. Desde que el nuevo accionista –que tiene el 49% del capital social– tomó las riendas, Alitalia vuela desde Roma a Seúl, Shanghai y Abu Dhabi y en los próximos meses abrirá otros destinos.

Alitalia deja de volar a Venezuela. El país queda algo más aislado

Foto: Tsung Tsen Tsan

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Las ventas de billetes aéreos en Venezuela para viajar al exterior en 2014 cayeron nada menos que un 84% en relación al año anterior, según datos de la IATA divulgados por la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo (avavit), informa el periódico El Nacional. En lo que va de año y hasta el pasado mes de abril, la reducción es del 52% respecto de igual periodo de 2014. Salir de Venezuela es todo un reto. Pocas plazas y caras.

El colectivo asociado de agencias de viajes, que en Venezuela tiene una notable importancia, consiguió mantener abiertas a sus 460 oficinas asociadas y genera unos 150.000 empleos directos e indirectos. Dado el reiterado incumplimiento del Gobierno de Venezuela en la liquidación de los billetes aéreos, el grueso sólo se consigue en dólares a través de las páginas web de las aerolíneas, mientras que la oferta de billetes en bolívares es mínima.  

Iberia, lo mismo que Air Europa, ha recortado plazas en la línea de Venezuela

Foto: Óscar Martínez

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Decíamos en esta misma sección, ayer, que el gobierno bolivariano de Venezuela debe 265 millones de dólares a la aerolínea española Iberia. Estamos seguros de que si eso sucediera en cualquier otro país, hace tiempo que la otrora compañía de bandera española hubiera desaparecido del mapa. Pero sigue volando a sabiendas de que no cobra y parece que lo hace a fondo perdido. Pero no es la única. A Avianca, de la vecina Colombia, la deuda es de 300 millones de dólares y vende sus billetes en dólares, lo mismo que hacen las demás, excepto a los funcionarios del régimen, a los que les permite que paguen en bolívares.

Desde agosto de 2013, Avianca ha reducido su capacidad de plazas y vende en bolívares el mínimo posible, pues sabe que tiene complicado cobrar la deuda. De manera que las aerolíneas, temerosas de que si dejan de volar a Venezuela les nieguen el permiso para hacerlo en el futuro, entran por el aro de los despropósitos del gobierno, que les retiene cantidades millonarias de billetes vendidos y no cancelados. IATA ha pedido por activa y por pasiva que Venezuela cumpla sus compromisos, pero poco o ningún caso le hacen a la asociación internacional de aviación civil.

Avianca tampoco cobra la deuda que mantiene Venezuela

Foto: AVIANCA

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia está presente en Venezuela desde hace unas seis décadas. Desde la época del legendario Super Constellation y después con los primeros aviones DC-8, que hacían escala en San Juan de Puerto Rico. Iberia vuela a Venezuela desde la época de Pérez Jiménez y ha consolidado su prestigio, del que hemos sido testigos en las tres últimas décadas. Pero nunca habíamos visto algo a lo que está sucediendo en la actualidad. Hay temores en Iberia de que el gobierno bolivariano, que no paga las liquidaciones de los billetes, pueda tener la ocurrencia de embargar aviones de la aerolínea española y por eso lo hace con aviones que no son de su propiedad, por si acaso. Así lo hemos leído en la edición digital de elmundo.es.

Como ya hemos publicado en esta misma sección, la deuda de Venezuela con Iberia ronda los 200 millones de euros, que vienen siendo unos 265 millones de dólares. Lo curioso del caso es que la deuda sigue aumentado porque Iberia sigue volando a Venezuela, a sabiendas de que tiene difícil cobrar lo que le deben y por lo visto lo hace a fondo perdido. Algo inaudito. Lo que no cobra en Venezuela lo recupera por otro lado con la carestía de las tarifas que pagamos en los vuelos entre Canarias y Madrid, por ejemplo, en los insufribles aviones a Iberia Express y todo ello pese a que el precio del crudo ha bajado. A IATA no le hacen caso en Caracas y a Iberia, tampoco. 

Iberia vuela a Venezuela con aviones alquilados, por si acaso

Foto: Iberia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Iberia no ha conseguido, y lo más probable es que no lo consiga, que el Gobierno de Venezuela le liquide unos 200 millones de dólares que están pendientes en concepto de billetes vendidos en el país. Las autoridades bolivarianas tienen bloqueado esa importante cantidad, que cada día se va engrosando más, pues Iberia sigue volando a Venezuela y sigue vendiendo billetes, a sabiendas de su dudoso cobro. Así lo ha reconocido el presidente de la aerolínea española, Luis Gallego, en unas declaraciones a TVE.

Lo curioso del caso es que mientras en su día Iberia suprimió líneas históricas, como Madrid-La Habana, Madrid-Santo Domingo y Madrid-Montevideo, mantiene sin embargo sus vuelos a Venezuela a fondo perdido, engrosando una deuda que tiene su impacto en la cuenta de resultados. Dice Luis Gallego, de boca para fuera, que espera llegar a un acuerdo con el gobierno de Venezuela, cuando todos los indicadores apuntan a que no hay cobro. Lo mismo le sucede a Air Europa y a otras aerolíneas internacionales que operan en el país

Iberia mantiene su presencia en Venezuela, aunque sin cobrar los billetes

Foto: Curimedia

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Gobierno de Venezuela no ceja en su empeño de regular el precio de los billetes aéreos internacionales, hasta el punto de que en las últimas reuniones mantenidas con el sector, los responsables políticos insisten más en intervenir en este asunto que en resolver la astronómica deuda que mantiene con las aerolíneas, informa “El Nacional”. Lo curioso del caso es que la Ley de Aviación Civil no establece que el Instituto Nacional de Aviación Civil sea quien deba regular las tarifas.

La norma ha sido que las aerolíneas presenten periódicamente ante este organismo los precios de los billetes, lo cual se cumple en tiempo y forma. Según datos de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), el 50 % de la deuda que mantiene el Gobierno bolivariano está concentrado con las compañías American Airlines, Avianca y Copa Airlines. La deuda con Iberia y Air Europa también es considerable, de algo más de 500 millones de dólares.

Aeropuerto-Maiquetia

El transporte aéreo en Venezuela está sumido en una grave crisis

Foto: prodavinci.com

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los problemas del transporte aéreo en Venezuela tienen su impacto, asimismo, en el territorio nacional. Son varias las razones que complican la situación, entre ellas el hecho constatado de que la mitad de la flota existente está fuera de servicio, debido a falta de repuestos, problemas de mantenimiento y autorizaciones pendientes. El retraso en la asignación de divisas impide cumplir en plazos con las inspecciones e importación de las piezas necesarias para garantizar la plena operatividad de los aviones.

Según datos oficiales publicados en el periódico “El Nacional”, en 2014 el Gobierno bolivariano sólo autorizó el 15 % de los 250 millones de dólares solicitados por las aerolíneas nacionales de Venezuela. Otras fuentes, caso de la Cámara de Empresa Venezolana de Transporte Aéreo, dicen que ha sido cancelado en torno al 75 % de la obligación. En todo caso, parece ser que no todos los dólares autorizados fueron destinados a la adquisición de piezas, pues hubo que atender otros compromisos operacionales.

Una parte de la flota aérea de Venezuela está entrada en años

Foto: Jewbask

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Según datos facilitados por la IATA, en los diez primeros meses del año 2014 se emitieron 1.427.975 pasajes en Venezuela, lo que representa, en comparación con igual periodo del año anterior, una reducción del 48,4 %. Entonces, el número de billetes emitidos fue de 2.768.338. Ello es un reflejo de la contracción que ha experimentado el mercado debido a la crisis que ha generado el impago de las liquidaciones de billetes vendidos por parte del Gobierno bolivariano, cifra que asciende a unos 3.600 millones de dólares.

El cambio de estrategia de las aerolíneas, de vender el grueso de sus billetes en dólares, para evitar que la deuda aumente más, suma nuevas complicaciones a los pasajeros, agentes de viajes y al propio Estado. De modo que la oferta en bolívares sufre una drástica reducción y para comprar los billetes en dólares es preciso poseer divisas, cuentas bancarias en el exterior o familiares residentes en el exterior que puedan adquirir y transferir los billetes. Los pasajeros lo pasan mal, pues viajar al exterior se ha convertido en una carrera de obstáculos, pero a las agencias supone la puntilla, pues no hay casi billetes que vender.

La situación del transporte aéreo en Venezuela está inmerso en una grave crisis